Culpables del desastre del vuelo 4U9525

Existen dos culpables de esta tragedia del vuelo 4U9525 de Germanwings, uno directo y otro indirecto.

Culpable Directo

El directo pudiéramos citar a los terroristas que, desde el atentado contra las torres gemelas el 9-11, cambió la vida de todos los seres humanos por la grandísima estupidez de querer imponer su modo de
pensar a través del odio y el terror; desde ese entonces han sembrado el terror y asesinado a miles de seres inocentes a tenor de un credo religioso que posiblemente ni se acerque a los postulados de los  verdaderos Musulmanes.

320_GERMANWINGS_D-AIPX_147_10_05_14_BCN_RIP_(16730197959)
Si esos hechos no hubieran ocurrido, las cabinas de los aviones seguirían siendo igual que antes, donde se podía ver a los pilotos en los controles desde su asiento en la parte posterior del avión, y si su vuelo coincidía con el día de su cumpleaños le permitían entrar a la cabina y compartir unas fotos.

 El capitán Patrick Sondheimer. hubiera podido regresar sin inconvenientes y corregir tanto al copiloto en su locura, como retomar los controles y evitar la catástrofe, desgraciadamente no fue así.
Gracias una vez mas a los extremistas musulmanes que en su camino a la destrucción se van a podrir en el infierno y quieren ir acompañados.

Culpable indirecto

El culpable indirecto y quizás el mas culpable de los dos, es el padre o los padres del copiloto Andreas Günter Lubitz, Si, no se asombre, escuche y quizás comprenda  mi punto de vista.
Todo apunta a que el susodicho copiloto estuvo ocultando sus problemas psíquicos a la aerolínea  Germanwings, puede que esto sea cierto o no, quizás ellos quieren ahora eliminar toda responsabilidad civil de parte de la contratación o permanencia de una persona con trastornos mentales.

Los padres responsables por callar

Pero los que si sabían a ciencia cierta que Andreas Günter Lubitz estaba confrontando problemas mentales eran sus padres con los cuales vivía, cuando un hijo convive con sus padres, estos notan todo tipo de cambio de conducta sean jóvenes, adolescentes o incluso adultos, en este caso con 28 años, no creo que fuera muy dificil de detectar.

Comprendo el dolor por el que atraviesan los padres de Andreas Günter Lubitz, por la perdida de su hijo, pero tienen que comprender que en sus manos estuvo haberle salvado la vida a el y 149 mas que no tenían nada que ver con su problema.

Todo padre malcría mas o menos a un hijo, le oculta sus faltas, le perdona sus pecados, pero cuando lo pierde como en este caso, debe preguntarse, ¿que hice para salvarlo?

En este caso no hizo nada y lo perdió, ademas de 149 vidas por culpa de esa falta.
Obviar un problema de enfermedad de un hijo es mas cruel que la propia enfermedad o, si por desgracia es una enfermedad irreversible, al menos queda la satisfacción de haber tratado,  ahora no tiene solución, solo llorar su perdida y sentir remordimiento por los inocentes que indirectamente asesinó por no tener el coraje de informar al empleador del problema de su hijo.

Aunque al menos el hijo estaba consciente del problema y asistió al medico, pero no tomó las medidas necesarias para solucionarlas, sabiendo que cuando alguien se coloca al frente de un vehículo motorizado sea aéreo, terrestre o marítimo, adquiere una tremenda responsabilidad pues la vida de otros esta en sus manos .

En Estados Unidos se comprende perfectamente puesto que en días festivos se advierte a las personas que no permitan que un amigo que este intoxicado, conduzca un vehículo,¿comprenden ahora mi punto de vista?

The Friends Don’t Let Friends Drive Drunk campaign has taken many forms. Most recently, the “Innocent Victims” phase of PSAs features victims of drunk driving crashes. The message is clear: drunk driving is a deadly act that ends thousands of lives each year.

Si alguien tuvo conocimiento de que Andrea Lubitz no estaba apto para pilotar un avión y no lo notificó es tan culpable como el que mas, sino mas, sea el padre, la madre, el Medico, la novia o un amigo

logo_appi
Que Dios le de consuelo a las familias de todos los que iban el vuelo 4U9525, pero que le de a los padres de Andrea la capacidad de analizar hasta donde pudieron haber salvado a su hijo y el resto de las victimas.

Como la primera parte no la podemos cambiar tan fácilmente, o sea, que se acabara el terrorismo y todo volviera a la época que nadie sospechaba de un atentado en un lugar tan tranquilo como un autobús.
Entonces nos queda la segunda alternativa, cuidar a los que nos rodean sean familiares o no, con esto estamos dando prueba que los queremos y que nos importan, y que queremos y nos importan los semejantes que pudieran ser dañados

Captain Patrick Sondheimer. That’s the pilot’s name you have to remember.

Capitan Patrck Sondheimer. Ese es el nombre del piloto que hay que recordar.

Quiza alguien no comprenda o comparta mi punto de vista, le pido desculpas, pero asi lo veo yo.

© 2015, Godoy. All rights reserved.

0

Author: Godoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.